Debuta en Buenos Aires el Festival Internacional Cinecannábico

El Festival Internacional Cinecannábico del Río de la Plata (FICC), que ya cumplió dos ediciones en Montevideo, comienza su desembarco en Buenos Aires con una treintena de filmes que se ofrecerán al aire libre y por streaming, talleres y charlas, todo con acceso gratuito.

El encuentro ofrecerá filmes de diez países en tres secciones temáticas: Salud y cannabis, Activismo cannábico y Ficciones Cannábicas.

De los tres apartados que conforman la muestra, la sección Salud y Cannabis incluirá el jueves 11 una charla donde estará la presidenta de Mamá Cultiva, Valeria Salech; y la diputada nacional Ana Carolina Guillard, quienes impulsan la soberanía sanitaria con respecto al cannabis.


Entre las propuestas de esa sección en modo online, en el canal de YouTube del festival, habrá una mesa redonda el domingo 14, a las 19, con Sara Kochen y la antropóloga María Cecilia Díaz para acompañar la exhibición de «Cannabis medicinal: el documental», de Kochen.

A la hora de las ficciones destacan, entre otras, «La Daronne», una comedia con Isabelle Huppert; y los filmes uruguayos como el falso documental «Traigan el porro», de Denny Brechner; y «Fiesta Nibiru», de Manuel Facal.

Las sedes al aire libre del festival serán el Patio de la Casa Nacional del Bicentenario (Riobamba 985), los sábados a las 20; y el Patio de la Manzana de las Luces (Perú 294), los jueves con talleres a las 18 y documentales a las 20 y los viernes con ficciones desde las 20. Las entradas para todas las funciones se reservan en www.compartir.cultura.gob.ar.

«El FICC surge con la necesidad de ampliar las perspectivas culturales desde un enfoque social y comprometido hacia la temática del cannabis a través de la imagen cinematográfica como medio sensibilizador y transformador», resalta Malena Bystrowicz, coordinadora de programación.

En el mismo sentido, el coordinador general Alejo Araujo apunta a esta agencia que «nuestra intención es brindar información a través de este arte como disparador para debatir, derribar tabúes, normalizar la regulación, desde sus usos y costumbres en lo medicinal, recreativo, industrial, cultural, educativo, social, sin promover el consumo».

Compartir esta nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =