Desde hoy, es obligatorio un curso de género para tramitar la licencia de conducir

En todo el país, quienes tramiten la licencia de conducir recibirán una capacitación con perspectiva de género durante el curso de formación previo a su otorgamiento. Es una iniciativa de educación vial sin antecedentes en la región, que busca concientizar y repensar las formas de circular para reducir las conductas riesgosas en el espacio público. Esta mañana, el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, presenció la puesta en marcha del Programa en el Centro Emisor de Licencias de conducir de Ezeiza.

“¡Dale, che! ¡Tenía que ser una mujer!”
“¡Al final tomé alcohol, no debería manejar! ¡Ah, pero sos una nena!”

¿Cuántas veces se escuchan estas frases o algunas similares en la calle?

El escenario vial actual está atravesado por estereotipos culturales que inciden directamente en el comportamiento naturalizado de las y los conductores al volante, donde habitualmente se ponderan las conductas de los hombres por sobre las de las mujeres. Para repensar estas conductas y conceptos, el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), anunciaron esta mañana la inclusión de la perspectiva de género en los contenidos del curso de formación previo para quienes tramiten la Licencia Nacional de Conducir. El anuncio fue este miércoles por la mañana en el Centro Emisor de Licencias de conducir de Ezeiza, y contó con la presencia del ministro de Transporte, Alexis Guerrera; el director ejecutivo de la ANSV, Pablo Martínez Carignano; y la directora de Políticas de Géneros y Diversidad del Ministerio de Transporte, Florencia Esperón, entre otras autoridades. Al respecto, el ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera afirmó: “El lanzamiento de la capacitación de género para la Licencia de Conducir es una nueva perspectiva, una nueva mirada para la introducción de género y para romper con el concepto y el prejuicio vigente al conducir”.

Los estereotipos de género que hoy predominan en el espacio vial asocian a los varones con la valentía, la toma de riesgos, la velocidad y las demostraciones de poder y fuerza, acciones propias de la violencia vial que vemos en las calles, como por ejemplo peleas, golpes e insultos entre conductores y las picadas clandestinas. Mientras que las mujeres son vinculadas a un estereotipo que las encasilla como “malas conductoras”, por un exceso de prudencia y el respeto de las leyes de tránsito, conductas que en realidad contribuyen a una convivencia vial pacífica. Por tales motivos, esta iniciativa pionera en la región busca incorporar la perspectiva de género como una manera más de repensar las formas de circular y reducir las actitudes riesgosas en el espacio público, modificando nuestras conductas como automovilistas, motociclistas, ciclistas y/o peatones.

Compartir esta nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =