¿Hoy es feriado por el Día del Asado Argentino?


TOMEMO FERNÉ


A pesar de que esta semana el kimchi coreano hay sido tema de debate público en el senado, lo realmente cierto es que el asado constituye uno de los platos más representativos de la Argentina. Es un signo de identidad y como tal, se merece su Día Nacional. El asado además, conforma un ritual que no se agota en disfrutar de un buen trozo de carne cocida a las brasas. Incluye la tarea del asador de seleccionar los mejores cortes, preparar el fuego y compartir junto a la parrilla una buena picada.

Según reseña en una entrevista Claudio Valerio, ingeniero mecánico, devenido en historiador que investiga los orígenes del asado en el país, todo se inició a partir de la primer frigorífico argentino instalado a orillas del río Paraná de las Palmas, en Campana, que también fue el primero de América Latina: “The River Plate Fresh Meat Co”, que funcionó entre 1883 y 1926.

El fundador de este lugar, un banquero ingles -George Drabble-, exportaba carne principalmente al Reino Unido. Además, el comerciante había conseguido, por esos años, hacer la primera exportación de carne enfriada de producto.

Como sucedió históricamente, según explica Valerio, los ingleses preferían los cortes magros, con lo cual, el costillar, quedaba como descarte en frigorífico para consumo de los empleados. Estos trabajadores, muchos provenientes del interior del país y con la costumbre de asar, cocinaban a la cruz el costillar, el cuero, el matambre y la falda.

El asado argentino nació en tiempos de gauchos, allá por el siglo XVIII. Mientras en la ciudad la cocina española atraía la atención, en el campo se veía el asado. Pero, ¿cómo llegó a convertirse en asado de tira? Años más tarde y fue gracias a una innovación tecnológica, dice el ingeniero e historiador: “la sierra eléctrica”. Debido a que los operarios manejaban los cuchillos, por ende imposibilitados de cortar el hueso, gracias a la sierra pudieron hacer la separación de las partes, cortar los huesos del costillar y apartar el cuero, el matambre y la falda. De esta forma, nació el asado de tira y trazó su propia historia en el país.

Por su parte, Valerio trabaja en el impulso de la “Fiesta Nacional del Asado de Tira” en su ciudad natal, Campana, y también en la creación de “La Ruta del Asado”.

Sin embargo, pocos saben por qué cada 11 de octubre se celebra en Argentina el Día Nacional del Asado. Hace menos de una década que se celebra este Día Nacional del Asado Argentino aunque no ocurra oficialmente. La iniciativa de convertirlo en una efeméride surgió desde una comunidad en Facebook, que en 2013 planteó una convocatoria para sumar a los argentinos a un homenaje popular a esta comida que uniera a todos los habitantes del país sin importar la región, edad, clase social, ideología política o religión.

«Somos todos argentinos y a 200 años de nuestra historia, no nos hemos dado cuenta de celebrar uno de los acontecimientos más importantes de nuestra vida como sociedad, la de festejar el Día de ´nuestro asado argentino´», expresaban desde la cuenta @diadelasadoargentino e invitaban «a festejar un día al año el rito social por excelencia que tenemos, el de compartir un asadito en casa».

Se eligió el 11 de octubre como fecha debido al clima cálido de primavera, ideal para estar al aire libre, y el feriado largo por el Día del Respeto a la Diversidad Cultural. Que hoy haya caído día no laborable, es pura casualidad.

Buenos asados para todos aquellos que puedan y decidan celebrarlo, solos o acompañados con un fueguito sagrado.

(Fuentes: Télam – InfoCampo)

Compartir esta nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − once =